THE TRAINING CLUB

TTC GUIDE - Borda del Tremat

Autentico, natural, muy rural y sin pretensiones.

Andorra, Pirineo.

Por Priscilla Velázquez.

Socio Principal TTC. 

Cuando en mi familia eligimos un destino para vacacionar, hay una condicion elemental que define la ruta: el cuarto sentido, el gusto. Comer bien, muy bien, en un ambiente con encanto, acompanado indefectiblemente de un buen vino -no iberico necesariamente- ya que cada vez mas, reconocemos que el Sur existe, y que tiene muchos tesoros por descubrir.

Pues este invierno cruzamos al Principado de Andorra, buscando copos blancos que bendijeran la epoca como manda Papa Noel. Ultimamente es mas dificil que Sierra Nevada este nevada…..o que haga frio cuando debe hacer. Afortunadamente, en Andorra, un pais de 83,521 habitantes encontramos nieve, y algo mejor….la Borda de Tremat.

Limitando el final de una calle que apenas se prevee de doble via, nos encontramos con esta casa con acento de alta montana. Sus materiales naturales, piedra, maderas restauradas y reutilizadas, cerrojos y pestillos de hierro gastado que evocan el medioevo, anteceden una parrilla llena de brasas rojas que protagonizan el aroma que inunda la estancia, abriendo el apetito al mas anorexico.

Su propietaria una portuguesa, extrovertida y diligente nos llevo de la mano en la experiencia, motivando repetir, lo que hicimos naturalmente, durante nuestra estancia en Encamp.

Nuestra aficion por la proteina alta o baja, carne o pescado, nos exige siempre decidirnos por cartas prometedoras, con materia prima inalterada, acompanada de la tierra o de la sal de donde se extrae y que su condimento una vez “hecha” potencie sus propiedades hasta que exploten en el paladar.

Pues aquí en la Borda de Tremat, nos sorprendieron con un aperitivo que maridaba el tomate, el ajo, el fuet (sin gluten ni lactosa) y aceitunas con hueso (como debe de ser), en un aceite de oliva que mi hijo con apenas 12 meses no se resistio a probar. El entrecot y cordero a la brasa hechos en frente nuestro, al termino que nos dio la gana, carne de pastoreo, libre no solo de pesticidas, sino de redes sociales, whatsapp, y demas distractores, nos hicieron flotar en un ambiente organico, primitivo y acogedor.

Acompanado todo esto de un Riojano Azabache, que conoci entonces, di por compensadas 10 horas de vuelo, 2 horas de AVE, 2 1/2 horas de coche….porque comer bien, en buena compania, siempre sera parte de nuestro reino de las pequenas grandes cosas.

Salud.

Derechos Reservados - THE TRAINING CLUB 2015

Top Desktop version