THE TRAINING CLUB

Balance hormonal y enzimático: clave en un régimen nutricional óptimo.

En la naturaleza el equilibrio es primordial. Desde lo microscópico hasta la inmensidad del universo, todo marcha en busca del balance. Es cuando se quiebra esta armonía que se producen reacciones inusuales en la lucha  por volver al estado anterior.   El cuerpo humano no es la excepción.

Diferentes autores y estudios han demostrado que el sobrepeso, la obesidad, diabetes, cáncer, Alzheimer y otras condiciones son consecuencia de un desbalance enzimático y hormonal en la persona. Glucagon, insulina, leptina, melatonina, cortisol, HSL, LPL  solo por mencionar algunas, se ven alteradas a causa de un estilo de vida que no va acorde a nuestro "diseño" genético.

Mucho y constante stress, pocas horas de sueño, mayor número de horas de trabajo, alto consumo de carbohidratos refinados, poca ingesta de proteínas, sedentarismo, alcohol en exceso y toxicidad son varias de las razones por la cuales nuestro cuerpo se ve alterado.

El objetivo de todos los regímenes alimenticios del mercado trata de, desde el punto de vista de quien lo promueve, devolver el balance a nuestro organismo

Pero no todo está perdido. Todavía podemos tomar cartas en el asunto. Cómo? Controla la insulina.

 

La insulina es una de las hormonas que podemos controlar a voluntad ya que está íntimamente ligada con nuestra alimentación y es por esa misma razón que anda descarriada en el torrente sanguíneo ya que llevamos un régimen nutricional muy por debajo de lo óptimo. Obviamente, manejar la insulina no es lo único que puedes hacer,  pero es un gran punto de partida

Tomando las siguientes medidas podrás lograrlo.

Aumenta tu ingesta proteica: Consumiendo no menos de 30 grs de proteína en cada comida principal podrás aumentar la síntesis de masa muscular.

Elimina todo carbohidrato refinado: Nada de harinas ni azucares procesados. Limita tu consumo a ciertas frutas y víveres dependiendo de tu tolerancia a los carbohidratos y tu nivel de actividad.

Duplica tu ingesta de vegetales verdes fibrosos: Lechuga, espinaca, berro, espárragos, brócoli, coliflor, pepino... Creo que queda claro.

Consume omega 3: 1 gr de aceite de pescado por cada porcentaje de grasa corporal es lo mínimo.

H2O: Consume 0.6 oz de agua por libra de peso corporal para mantenerte hidratado.

No le tengas miedo a las grasas: Aceite de oliva, nueces, mantequilla y coco son ejemplos de los tipos de grasa que podemos ingerir. Las grasas en las carnes por igual están permitidas pero no toques nada frito.

Duerme: La falta de sueño es un factor de riesgo para desarrollar diabetes y problemas  coronarios. Procura dormir en total oscuridad y sin aparatos electrónicos cerca.

Cero preocupaciones: No es tarea fácil manejar el stress. Los ejercicios de respiración, estiramientos y clases de yoga son instrumentos que tenemos a nuestro alcance.

Recuerda que esta es solo una pieza del rompecabezas para mejorar tu estado de salud y bienestar físico. La actividad física bien dirigida es parte importante para llevar esto a cabo, ya que nos mantiene libre de lesiones y aumenta nuestro metabolismo. Empieza YA!

Ver nuestra serie Gastronómada en YouTube »

 

Derechos Reservados - THE TRAINING CLUB 2015

Top Desktop version