THE TRAINING CLUB

Entrenamiento Físico como inversión ocupacional.

Una propuesta creativa de inversión en salud ocupacional diseñada específicamente para las empresas como una opción a incorporar en su portafolio de beneficios laborales consiste en clases de entrenamiento personalizadas para sus empleados. Permitiendo mejorar sustancialmente su calidad de vida, facilitando el incremento de la productividad en su ambiente laboral y personal y como método preventivo de salud para enfermedades de alto/mediano riesgo, hipertensión, diabetes, obesidad, colesterol alto y exposición a alto estrés.

Diferentes estudios científicos demuestran que hay una relación entre el ausentismo laboral por enfermedad y el estilo de vida del empleado, con el disminuido hábito de actividad física y con el sobrepeso corporal.

La mayoría de los empleados viven dominados por una vida sedentaria. A muchas personas les resulta difícil incorporar algún tipo de deporte o ejercicio físico a su vida cotidiana. El uso del vehículo y el escaso número de empleos que requieren movimiento hacen que el setenta por ciento de la población se considere sedentaria. Entre las excusas que suelen darse para no practicar actividades deportivas está la falta de tiempo debido a la carga de trabajo, las responsabilidades familiares, el precio del equipo y los gimnasios y la falta de instalaciones cercanas y a esto le sumamos que todo lo que se inventa lleva a que seamos más inactivos: las nuevas tecnologías como Internet, los videojuegos, el mando de la televisión, etcétera.

El ejercicio físico reduce las enfermedades coronarias, mejora la función respiratoria, contribuye al tratamiento de la obesidad asociado a la dieta, ayuda a abandonar el tabaco y tiene un beneficio psicológico porque aumenta la autoestima y el bienestar.

Evidencias

Un estudio realizado en Toledo, España, analiza el efecto de un programa sistematizado de ejercicio físico con una duración de un año sobre la productividad laboral y el bienestar. Participaron 92 empleados de una empresa de consultoría, 53 en el programa (entrenamiento) y 39 como grupo control (no entrenamiento). El programa estaba basado en la mejora global de la condición física, con tareas enfocadas al incremento de la resistencia cardiovascular, la fuerza y la flexibilidad. Los resultados muestran que la intervención mejoró la condición física de los empleados. Los  participantes en el programa manifestaron mayores niveles de satisfacción con la vida y con el trabajo, menor grado de estrés percibido y obtuvieron una valoración de su rendimiento laboral más elevada que los participantes en el grupo control.

Otro ejemplo es un estudio realizado en la Universidad de Extremadura con la colaboración del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Durante nueve meses, 100 voluntarios seleccionados con dolor lumbar inespecífico, es decir, diagnosticado pero que no se puede determinar la causa que lo produce, siguieron las indicaciones de un vídeo con un programa de ejercicios físicos adaptados, con dificultad progresiva en aumento, y de educación postural de 11 minutos de duración. Los resultados de la evaluación inicial y final confirmaron mejoras tanto en fitness como en calidad de vida relacionada con la salud. Mejoraron la capacidad de moverse, presentaban menos ansiedad, y sobre todo mejor resistencia lumbar y abdominal, o lo que es lo mismo, resistencia de los músculos lumbares para soportar ciertas posturas.

Entrenamiento Físico y Función Cognitiva

La mayor parte de los trabajos experimentales y epidemiológicos se muestran de acuerdo en que la actividad física, además de mejorar la salud, aumenta la longevidad y facilita algunas de las funciones del sistema nervioso central como la memoria y el aprendizaje.

 Hasta hace muy poco tiempo, médicos e investigadores desconocían la causa que originaba las mejorías observadas en las funciones intelectuales producidas por el ejercicio, ya que estaban plenamente convencidos de que el sistema nervioso carecía de plasticidad. Afortunadamente hoy sabemos, gracias a los científicos, que nuestro organismo produce una serie de moléculas capacitadas para regenerar las neuronas (los factores neurotróficos), además de mantener su función a lo largo del tiempo. Otro hecho de gran relevancia es el haber llegado a conocer que el ejercicio estimula la formación de las mismas (Cotman 2002).

De los estudios realizados por el equipo de Cotman se llega a la conclusión de que el ejercicio regula la función de los genes que codifican dichos factores, fundamentalmente en la región del hipocampo, zona que interviene en el aprendizaje y la memoria, aspectos que se ven muy afectados en la Enfermedad de Alzheimer. Los beneficios originados por el ejercicio sobre dichas funciones cerebrales se deben al aumento de la expresión de varios factores neurotróficos entre los que se halla el FNC (Factor Neurotrófico Cerebral). Esto significa que la actividad neuromuscular posee efectos específicos sobre el FNC y que el ejercicio realizado de manera repetitiva mejora la magnitud y la estabilidad de dichas respuestas.

En conclusión, incorporar un programa de entrenamiento físico como beneficio para sus empleados hecho a la medida para la plantilla de su corporación se traduce en eficiencia, clima idóneo y compromiso laboral entre empleadores y empleados. Entendiendo que el capital humano es variable clave en la ecuación del negocio sugerimos invertir en su salud como prioridad en los planes de seguridad y gestión humana.

Tip: Evita cuando se pueda el uso del ascensor, sube andando las escaleras mecánicas, haz actividades al aire libre o de jardinería y levántate del sofá o la silla de la oficina para hacer estiramientos cada hora".

The Training Club, es un estudio de preparación física personalizada donde nuestro propósito es instruir y acompañar al socio en la obtención de su estado óptimo de salud basado en protocolos científicos y en la reeducación de hábitos que aseguran el balance del cuerpo.

Derechos Reservados - THE TRAINING CLUB 2015

Top Desktop version